Gestión de residuos y La Primavera malherida.

Bosque de la Primavera

 

Por Mariano Beret

 

La búsqueda del desarrollo sustentable en Jalisco, entendido como aquel que satisface las necesidades presentes, sin comprometer la habilidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades, pareciera ser una prioridad. Digo pareciera, porque los esfuerzos desarrollados en los últimos años, ni qué decir de las décadas anteriores, en las que aún más tímidamente estaba el asunto como tal en la agenda gubernamental y ciudadana, no han dado los frutos que la extraordinaria diversidad biológica y cultural jalisciense requieren y merecen.

 

Si de por sí, la ansiada sustentabilidad resulta un objetivo hipotético e inalcanzable, el presupuesto asignado a la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable del gobierno de Jalisco (Semades) no ha favorecido a una adecuada programación e instrumentación que pondere en su medida la sustentabilidad, siendo prácticamente la secretaría con menos recursos, rondando los cien millones de pesos por ejercicio (y de los cuales prácticamente dos tercios se agotan en lo meramente administrativo, como sueldos, primas y seguros, o alquileres). Me consta que la SEMADES hace lo que puede, y considero que estira al máximo lo que tiene. Quiero creer que ante la agonía ambiental que estamos viviendo, esta instancia será favorecida y adecuadamente ponderada en el corto plazo.

 

Aún así, y como no podía ser de otra manera, Jalisco ha tratado de atender la necesidad ambiental y humana de fomentar el cambio en su dinámica en temas de gestión y política pública tan importantes como los de agua, ordenamiento territorial, contaminación atmosférica, áreas naturales protegidas, y residuos, entre otras.

 

En el tema específico de los residuos, al igual que en los otros indicados, últimamente se ha tenido que enfrentar a gestionar el cambio cultural, económico y político, de un sistema tradicional desarticulado y contaminante a una real y eficiente gestión integral.

 

Esta consiste, a decir de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR) en el conjunto articulado e interrelacionado de acciones normativas, operativas, financieras, de planeación, administrativas, sociales, educativas, de monitoreo, supervisión y evaluación, para el manejo de residuos, desde su generación hasta la disposición final, a fin de lograr beneficios ambientales, la optimización económica de su manejo y su aceptación social, respondiendo a las necesidades y circunstancias de cada localidad o región. Fácilmente se pueden advertir las extraordinarias dimensiones de su complejidad por la mera definición legal.Algo, o mucho, está fallando en la integralidad de esa gestión cuando, y como muestra, trasciende que el lamentable incendio de La Primavera presuntamente se produjo por Guadalupe Preciado Vázquez, una mujer pepenadora de 31 años, que ya ha sido consignada por quemar cables en el cerro del Colli, en las cercanías del Bosque, para obtener el preciado y bien pagado cobre al interior de esos tubos. 

Los incendios son también frecuentes en los rellenos sanitarios autorizados y “tiraderos” ilegales, incluso algunos están permanentemente incendiados, pues no se compacta ni cubre el residuo, no se dispone de fosas de lixiviados ni por supuesto sistemas de captación de metano; ni siquiera se cercan o vigilan, y en ellos operan familias de pepenadores en inhumanas condiciones de seguridad e higiene. Para mayor desgracia, es muy frecuente que los “tiraderos” surjan en entornos naturales, como barranquitas o brechas, “al cabo, que ya está el hoyo”.

 

Con este panorama, urge reconocer y posibilitar en mayor medida nuevos modelos de tratamiento y aprovechamiento de los residuos, priorizando las etapas previas de su gestión: reducción, reutilización y reciclaje. Me refiero también al tratamiento de residuos orgánicos a través de fermentación con producción de biogás, agua potable y energía; al tratamiento de residuos sólidos urbanos en planta con varias secciones (separación mecanizada, bio-tratamiento, plantas de gasificación y rellenos sanitarios secos); tratamiento de residuos orgánicos  a través de procesos anaerobios o de biodigestión (biodigestor-bioreactor para generación de biogás, combustible y energía); aprovechamiento material y térmico y disposición final eficientes; aprovechamiento energético de rechazos de residuos sólidos urbanos (térmico después de haber sido separados y antes de su envío al relleno sanitario), entre otras posibilidades.

 

No se trata solamente de una cuestión meramente ecológica, aunque es la más relevante a mi modo de ver por posibilitar propia la vida, sino de una oportunidad de reactivación económica y social, de innovación y tecnología, cultural y ética que define el grado de desarrollo y la calidad de vida de una sociedad en su conjunto.

 

La gestión integral de residuos es un mecanismo que minimiza los riesgos de incendio. Ahora que todos estamos tratando de recuperarnos de la tristeza de ver La Primavera quemarse, podemos también entender mejor la vinculación de lo que estamos haciendo, dejando de hacer, o provocando.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 206 seguidores