Traspaso de un posible aliado

 

Por Carlos López Zaragoza, integrante de Ciudad para Todos, para Transeúnte México

 

Este es el lugar donde una tupida red de Organizaciones de la Sociedad Civil, en alianza con grupos empresariales, obligaron al gobernador a dar marcha atrás en la construcción de una autopista urbana elevada que atravesaría toda la ciudad, la alegremente célebre por muerta Vía Exprés. El activismo de Guadalajara que busca espacios públicos dignos y movilidad sustentable es conocido, por aguerrido y organizado, en todo el país (y un poco fuera de él). Aquí es donde cada día de la semana hay un paseo ciclista nocturno que con frecuencia congrega a varios miles de paseantes, donde se llevó a cabo el Congreso Internacional Hacia Ciudades Libres de Autos 2011, aquí se le han “clausurado”, en pleno acto de inauguración, a las autoridades locales sus obras de infraestructura exclusiva para el automóvil.

 

Estos activistas, desde mi punto de vista, han tenido dos grandes objetivos claros y bien diferenciados:

 

1. Cambiar la cultura de la población civil: hacer que la gente camine o use la bici en distancias cortas en lugar de viajar en coche, que conozca a sus vecinos y conviva un poco más con ellos, que se haga conciente de la precariedad e indignidad del transporte público actual, que sientan orgullo de su barrio y de su ciudad, etcétera.

 

2. Subir al discurso y a la agenda de los políticos locales los temas relativos a la movilidad sustentable y al mejoramiento del espacio público.

 

En Guadalajara se han conseguido grandes avances en cuanto a los dos objetivos. Los políticos, que tras las pasadas elecciones llegan a ocupar las oficinas del gobernador, de los presidentes municipales y los cabildos y de la cámara de diputados local, saben bien que se encontrarán con una ciudadanía organizada y exigente, que tiene acceso a los medios de comunicación locales y capacidad de influir la opinión pública desde las páginas editoriales de todos los diarios de peso en la ciudad. Aquí, el trabajo está bastante avanzado.

 

Pero hay algunos políticos que han estado expuestos al bombardeo de lo sociedad civil de La Perla -me encanta ese apodo que se le da a la ciudad, porque  parece nombre de barco-, que ahora el llamado “chapulineo” ha llevado lejos de su ciudad, al DF, para ocupar cargos federales. Esos políticos ya aprendieron a hablar de transporte público, ciclovías, andadores peatonales, calles tranquilas, zonas 30, recuperación del espacio público y demás temas afines. En cierto sentido podríamos decir que han sido educados a la mala, a golpe de intervenciones del espacio público, de periodicazos, de ridiculizar sus propuestas en congresos internacionales y de “amenazas” de ser jitomateados. “La letra con sangre entra”, decían los antiguos. Sería una pena que todo lo que han aprendido aquí en la Perla se les olvide.

 

Les presento a uno de ellos que considero clave para que los que viven en la Ciudad de México y que se ocupan de nuestros temas, pronto lo ubiquen y comiencen el marcaje personal:

 

El senador electo Jesús Casillas, del Partido Revolucionario Institucional, era diputado de la legislatura local saliente. Él fue quien de modo más visible trató de llevar al ámbito legislativo la agenda de la movilidad sustentable. Tuvo a bien donar su cajón de estacionamiento en la cámara de diputados para que ahí se instalara un biciestacionaiento. El cajón estaba en plena calle, concretamente, en la esquina de Belén con Juan Manuel. Es decir, quitó un lugar de estacionamiento de una de las calles que flanquean la cámara local para metamorfosearlo en un lugar con capacidad para estacionar ocho bicis. También inauguró otro más en un patio al interior del palacio legislativo, para que lo usen los trabajadores del congreso.

 

El mismo diputado con licencia y hoy senador electo hizo una propuesta para modificar el reglamento de tránsito y hacer que la multa por invadir con un auto las ciclovías o las banquetas pasara de dos a treinta salarios mínimos.

 

Quizá lo mejor que dejó Casillas fue la modificación al código urbano del estado. Logró que en él aparezca por primera vez el concepto “ciclovía”. Ahora, cualquier desarrollador inmobiliario se ve obligado, por ley, a considerar donde estarán “los espacios necesarios para alojar vialidades, paraderos, estaciones, carriles exclusivos para transporte público, andadores peatonales, ciclorutas o puentes peatonales”.

Casillas rechazó la iniciativa de ley que traería el “Hoy no Circula” a esta ciudad dando como razón que no hay un sistema de transporte público seguro y eficiente que reciba a los automovilistas en el día que no podrían usar su auto -pero luego no hizo nada por mejorarlo-. Logró dar sustento legal a la iniciativa de transporte público nocturno -aunque no lo crean, hasta el año pasado no había- que propuso el secretario de vialidad Diego Monraz. Modificó el código penal del estado para que a los automovilistas que causen la muerte a un ciclista en un accidente de tránsito, les sea negada la libertad provisional bajo caución. Por otra parte, estableció como obligatorio que los planes parciales de desarrollo urbano contemplen las ciclovías.

 

Casillas también impulsó, sin éxito, un programa denominado “Llega en bicicleta”, que pretendía que el Gobierno del Estado entregue bicicletas plegables a la población en general, que las unidades de transporte público cuenten con dispositivos especiales para trasladarlas y que en el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado se contemplaran recursos para infraestructura urbana en materia de movilidad no motorizada y de la creación de biciestacionamientos.

 

Jesús Casillas a fin de cuentas es un político, y además es priista. Es decir, siempre hay algo de oportunismo en las banderas que toma y nunca, por ningún motivo, hay que tenerle confianza plena. Sin embargo, está claro que ha conectado con los temas de movilidad sustentable y espacio público. Ahora que su ámbito de poder será federal y no solo estatal, los activistas en la Ciudad de México deberían ubicarlo pronto. Puede ser un aliado importante para impulsar desde el legislativo estos temas.

 

Ahí se los traspasamos… hasta el próximo chapulineo.

 

Vía Transeúnte México

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 207 seguidores