Construyamos puentes de diálogo

A Guadalajara le arde la sangre y es que su temperatura ha rebasado los grados justos para sostener el equilibrio y el compás armónico.

El diagnóstico no miente, una sobrecarga de cuerpos motorizados ha saturado su flujo sanguíneo, obstruyendo la movilidad de otros cuerpos y anticuerpos necesarios para conservar la flora y la fauna intestinal de una ciudad.

Una ciudad sin peatones, sin bicicletas y sin árboles, ya no es una ciudad, es un claustro muerto. Una ciudad que no ofrece alternativas de desplazamiento respetuosas con el resto del tráfico de vida humana, es una ciudad que se esta asfixiando lentamente.

Leer todo el artículo —->

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG