Ca-mi-na

Como parte de los 10 puntos que promueve el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) para promover una movilidad sustentable, hay uno que hace referencia al disfrute de las ciudades a partir de una actividad primaria de los seres humanos: caminar.

Para ello, es necesario que las calles prioricen las necesidades de los peatones, pues caminar es una de las maneras más universales de trasladarse, además de tener un impacto positivo en la seguridad de las ciudades y en la salud de sus habitantes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, caminar mejora la oxigenación corporal, la frecuencia circulatoria, ayuda al descenso de peso corporal, aumenta la flexibilidad de las articulaciones, disminuye la ansiedad y hasta contribuye a mejorar el sueño.

Sin embargo, para poder caminar, además de tener la voluntad y el gusto de hacerlo, se necesitan ciertas condiciones que lo posibiliten.

Jesús Sánchez, director técnico del ITDP Mexico, comenta que el espacio por donde se solía caminar antes en las ciudades se fue reduciendo con la aparición del automóvil, dejando a los transeúntes con menos áreas para poder desplazarse por sí mismos.

“Tenemos, por ejemplo, el problema de que los automovilistas se estacionan sobre las cebras peatonales, lo que perjudica a todos, pues están obstruyendo el libre tránsito de muchas personas”, dice el experto.

Por otro lado, la accesibilidad también se debe tomar en cuenta para promover que la gente camine más, ya que “si se tiene una banqueta que está a 18 centímetros de desnivel con respecto al arroyo vehicular, esa ya es una guarnición muy difícil de subir para una persona mayor. Lo que necesitamos es tener un concepto de accesibilidad universal en el que se establezca que la gente no debe utilizar ayuda de un tercero para poder desplazarse”, subraya Sánchez.

De esta manera, es menester que las ciudades cuenten con calles y esquinas libres de basura, mobiliario urbano y cualquier otro obstáculo para los transeúntes.

Para que las metrópolis sean más caminables, Leszek Maluga, investigador de la Universidad Tecnológica de Wroclaw, Polonia, argumenta que se necesitan instrumentos para regular su desarrollo, así como normas que determinen qué, cómo y dónde construir en la urbe.

“El diseño de imagen urbana permite rescatar experiencias rutinarias que ocurren en los espacios públicos y transformarlas con un nuevo sentido de pertenencia social e identidad. La liberación de la memoria urbana es la manifestación de una voluntad colectiva de la sociedad para hacer trascendente lo cotidiano, es decir, para construir un gran escenario, con base en criterios de diseño”, opina Maluga.

Vía Transeúnte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG