El transporte público como sistema unificador

Por Jimena D. Mayerstein para Transeúnte México

 

El desmedido crecimiento de la Ciudad de México ha tenido como consecuencia la formación de una periferia lejana y, hasta cierto punto, incomunicada de los centros de trabajo y educación. Esta periferia, muchas veces solo es accesible en transporte público o en automóvil particular. En el primer caso, las condiciones de las unidades en las que se presta el servicio, las diversas rutas de transporte público que llegan a las afueras de la ciudad, se encuentran en condiciones deplorables, al igual que los caminos por los que transitan, además de que hay un inminente riesgo de asaltos y accidentes, sobre todo en aquellas rutas que toman tramos de carreteras federales o caminos hacia los límites de la metrópolis.

 

En días pasados, ITDP publicó su propuesta de #MásMetrobúsDF, la cual propone la implementación de 10 nuevas rutas de Metrobús y que incluso algunas llegan a las partes más olvidadas de la ciudad, acercando a ellas transporte moderno y organizado, algunos ejemplos son Bordo de Xochiaca, Río de Los Remedios y Santa Martha, zonas que además de ser límites geográficos de la ciudad, son nodos en los que se realizan importantes conexiones hacia el Estado de México.

 

A pesar de que es un gran paso el hecho de que ya se contemplen estas zonas, antes completamente ignoradas, es importante también no sólo incluir la periferia en los planes de desarrollo de transporte público, sino también en aquellos enfocados al desarrollo de infraestructura, facilidades y promoción del uso de la bicicleta. Hasta ahora, en los corredores de Metrobús existentes no se ha tomado en cuenta la movilidad en bici: la reorganización de las vialidades posterior a la implementación del sistema no ha considerado al ciclista y éste queda en completa desventaja, al imposibilitarlo de compartir el carril confinado y dejar carriles derechos sumamente estrechos en las vialidades, como es el caso de Insurgentes Sur. El ciclista también sufre al obligarlo a compartir el carril derecho con vehículos pesados, como es el caso de la Calzada Vallejo.

 

El transporte público no solo debe ser un unificador de la periferia con el centro de la ciudad, en el sentido de ofrecer un servicio de calidad. La llegada de sistemas como el Metrobús es una oportunidad para cerrar la brecha con la infraestructura ciclista, lo que permitiría una verdadera conectividad de los diferentes puntos más lejanos de la ciudad. Un gran ejemplo de esto es una de las líneas propuestas por ITDP: Vaqueritos-Río de los Remedios por Eje 3 Oriente. Dicho eje es en la actualidad una gran barrera urbana, sobre todo en la parte nororiente, entonces, de incluir en esta ruta infraestructura y facilidades para usar la bicicleta a lo largo de ese corredor, se estaría abriendo una gran oportunidad de tener además de un buen sistema de transporte público, la infraestructura para la bicicleta puede atraer a que más viajes se hagan de este modo, lo que puede incluso aliviar la demanda del sistema Metrobús.

 

Debemos de dejar de considerar al transporte público como un sistema aislado y exigir la creación de carriles bus-bici, como el que se acaba de hacer en Félix Cuévas/Eje7 en la Ciudad de México, y la instalación de facilidades como son los racks en la parte frontal de los autobuses, por ejemplo, son opciones reales para integrar otras formas de movilidad a los sistemas de transporte público y que éstos sean la herramienta para una transformación integral de la movilidad en la Ciudad de México.

 

Vía Transeúnte México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG