Guerreros del espacio público

3412051821_6ae7de48af_b

Por Diego Petersen

 

En el discurso de toma de posesión en el Instituto Cultural Cabañas el gobernador Aristóteles Sandoval soltó un dato espeluznante, pero en el que casi nadie reparó: en el último sexenio en México murieron 117 mil personas atropelladas en la vía pública. Y no es que los peatones y ciclistas se hayan vuelto locos todos y los accidentes se hayan disparado de manera extraordinaria: es una tendencia que viene subiendo año con año. Esto es, en México mueren por causa de atropellamiento 50% más de los que caen en la famosa “guerra al narco”. Pero a los atropellados nadie los cuenta, ni salen en las portadas o en los noticieros de televisión, mucho menos en las columnas políticas. Nadie habla por ellos ni le grita asesino al Presidente, ni a los gobernadores, alcaldes o encargados de vialidad, por esos muertos. Los atropellados son los muertos de una guerra silenciosa, de una batalla por el espacio público en que cada año perdemos más y más terreno.

 

Los muertos de a pie son eso, hombres y mujeres anónimos cuya muerte ocurre justamente en el espacio donde se es nadie; son el eslabón más bajo de la cadena de movilidad. Salvo cuando, por azar (me consta que estábamos buscando otra nota) descubrimos que el transporte público en Guadalajara mataba a más peatones de lo normal, se armó un gran escándalo y una gran cargada contra los camioneros. Pero los medios erramos el tiro, pues rápido se comprobó que al menos en la mitad de los accidentes el chofer no era culpable, lo cual no le quitó la gravedad al asunto, pero dejó de ser nota porque ya no había un culpable claro, simple, llano y malo.

 

El Estado mexicano, todos los niveles y poderes dentro del gobierno, ha abandonado el espacio público. Concentrados en resolver un problema que no tiene solución, la movilidad motorizada (y no lo tiene porque el origen del problema de la movilidad es un modelo de ciudad basado en la corrupción), han dejado en el abandono el espacio público. Son pocos, muy pocos, los ciudadanos que han puesto el dedo en la llaga y han dado la batalla por recuperar el espacio para todos y no para los autos; unas cuantas ONGs, verdaderos guerreros del espacio, que cuelgan bicicletas blancas donde muere atropellado un ciclista; otras que hacen plantones y clausuras simbólicas cada vez que se construye un puente vehicular en lugar de 15 o 20 kilómetros de banquetas (y no es porque les guste dormir en un camellón o que los tachen, ofensivamente, de “opositodos”).

 

El tema de los muertos en la vía pública lo puso en la agenda de Aristóteles Sandoval el colombiano Guillermo Peñaloza, un guerrero del espacio de talla internacional, lo cual es maravilloso. Pero la pregunta es si hay en el gobierno quien convierta ese discurso en políticas públicas.

 

****************

El espacio público define a una ciudad. Si lo realmente importante de una ciudad fueran sus viaductos o calles sin duda Houston sería el modelo a seguir. Pero no es así. Las ciudades que tienen mayor calidad de vida, más plusvalía y mayor atracción de talento no son las que tienen mejores puentes o pasos a desnivel sino mejor espacio público, las que nunca se dejaron intimidar por el automóvil o las que han revertido el proceso.

 

En promedio, en el país cada día mueren 50 personas por falta de seguridad, pero no de seguridad pública, sino seguridad al caminar o andar en bicicleta. Sí, los coches en los que circulamos todos los días son un arma mortal en potencia, por lo que la convivencia de éstos con los más débiles debe ser una prioridad.

 

Hay que dejar de pensar en las banquetas como espacios para estacionar coches y en las ciclovías como una moda para hipsters o chavos alivianados. La banqueta debe ser el espacio más importante, sagrado y seguro. Si salen baches en una calle las autoridades y los medios nos volvemos locos; si hay un hoyo en una banqueta todos duermen tranquilos. Cada obstáculo supone un riesgo para las personas más débiles, para las madres con carriolas, las personas en silla de ruedas o los niños que se bajan al arroyo de las calles porque no pueden circular libremente por la banqueta.

 

Pero la banqueta es, además el punto de encuentro entre el espacio público y el privado. Pero, entre los que creen que la banqueta ya no es su responsabilidad y los que la usan como espacio privado (yo estaciono mi coche en “mi banqueta” porque es “mi banqueta”) el más importante de los espacio públicos se convirtió un tierra de nadie, en territorio comanche.

 

Estoy convencido que los problemas no se solucionan con leyes sino con cultura, pero no deja de ser paradójico absurdo que hagamos leyes para protegernos de los que manejan alcoholizados (ley antiborrachos) y no exista ni un ley o reglamento municipal que regule la convivencia en las banquetas. En casi todo el país hay reglamentos de imagen urbana para ciertas zonas pero no he visto ninguno que establezca, más allá de una multa de tránsito, cual es la consecuencia de invadir o maltratar una banqueta.

 

Las banquetas son la gran batalla de los guerreros del espacio público. El político que lo entienda que gaste al menos lo mismo en banquetas que en calles le va a cambiar el rostro a esta ciudad.

 

(Artículo original en El Informador)

Comments
One Response to “Guerreros del espacio público”
  1. Extraordinario artículo. Sin embargo no se trata de desestimar las leyes; “Estoy convencido que los problemas no se solucionan con leyes sino con cultura”, por el contrario, las leyes son reflejo de la cultura. Los países donde se respeta al peatón y al ciclista tienen leyes que se hacen valer para que los ciudadanos no actúen de la forma en que se actúa en México en dónde las leyes no tienen valor alguno, al menos en la materia en cuestión.
    Saludos y felicidades por tan loable labor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG