“Ciudad de motos” por Mario Silva

motos

Si uno revisa las las cifras de crecimiento de la motocicleta como medio de transporte, parecieran las más populares en la metrópoli. En la actualidad, en Jalisco existen más de 200 mil de ellas y tan sólo en la Zona Metropolitana de Guadalajara circulan unas 124 mil, según datos de la anterior Secretaría de Finanzas (ahora Sepaf). Lo que los números fríos nos dicen es que las motos crecen en aceptación a un ritmo mayor que los autos, el transporte público o las bicis. Desafortunadamente.

Mientras que los gobiernos en el Estado y los municipios metropolitanos han pasado la última década construyendo infraestructura a favor del transporte privado, en el periodo del 2000 al año 2012 las motos han experimentado un crecimiento del 224%. Y durante todo este tiempo, de manera veloz y silenciosa, se han colado en las calles sin que a nadie le preocupara promover y regular su uso adecuado. A nadie hasta que los problemas comenzaron a explotarnos en la cara.

¿Por qué razón las motos han aumentado de esta forma? Puede haber varias respuestas. Una de ellas es que resulta fácil adquirir una moto en “abonos facilitos” y sin complicaciones. Además que para algunos puede ser más económico desplazarse en este medio en lugar de camión -mientras escribo esto pienso en los años de retraso que tenemos con el tema del prepago y la integración tarifaria-, ya que en la ZMG pareciera que la política en este momento es “que pague más quien use más el camión”.

Pese a que los gobiernos han gastado millones en infraestructura para el auto privado, sobre todo puentes vehiculares y pasos a desnivel, la velocidad promedio en la ciudad no ha mejorado. Como vivimos en el paradigma de que a mayor tráfico debemos construir más avenidas, las autoridades se han centrado en querer agilizar el tráfico en lugar de garantizar la accesibilidad al transporte público, así como acortar distancias de traslado y reducir la dependencia del auto. Y en medio de estos conflictos de política pública, las motos son percibidas como más veloces.

Pero en todo este tiempo, no nos preocupó ni la velocidad, ni la agilización del tráfico, ni tener un sistema integrado de transporte. Mucho menos nos alarmó este crecimiento exponencial de las motos. Ocurrió hasta que hubo una motorización por motos -suena a trabalenguas- y aparecieron los moto-taxis y los motoladrones. Las motos que hacen las veces de taxis surgen como producto de la corrupción urbana en autoridades y desarrolladores, que permitió que se fraccionara de esta manera el sur de la ciudad. Ahora tenemos ahí vecinos que, además de pagar los costos económicos de una casa de calidad cuestionable, deben asumir los costos políticos y sociales de las fallidas políticas de movilidad.

En el asunto de los motoladrones, sería absurdo atribuirle la responsabilidad a un vehículo del incremento de los asaltos y agresiones que delincuentes hacen arriba de una moto. Los asaltos y crímenes se realizan en auto, a pie, incluso en bici. En un problema de seguridad más complejo, lo cierto es que ante el vacío normativo e institucional, no hay mecanismos que inhiban el uso de las motos con estos fines. Prueba de ello es que en la recién aprobada Ley de Movilidad y Transporte de Jalisco no se habla prácticamente nada de las motocicletas. Y el Secretario de Movilidad dijo que esto vendría en el reglamento de dicha ley.

Hay ciudades de las que debemos aprender de lo bueno y de lo malo. En el caso de Caracas, en Venezuela y de Sao Paulo, en Brasil, es evidente que no haber atendido el problema a tiempo lo convirtió -al igual que con los autos en nuestra metrópoli- en un enorme problema social y de movilidad.

La respuesta no está sólo en regular el uso de cascos o chalecos con el número de placas. Al menos, desde la perspectiva de movilidad urbana, el “boom” de las motos es resultado de políticas a favor del auto y de hacer nada por incrementar la cantidad y calidad de otras formas sustentables de moverse. Y la respuesta social, pese a los asaltos y agresiones, parece ser a favor de las motos. ¿Estamos dispuestos a cambiar eso?

@marasiro

Originalmente publicado en Mural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG