Los baches olímpicos

legado

Nota de Christopher Sáinz para Mural, Guadalajara, México (24 septiembre 2013)

Para transitar por las destrozadas calles de la Ciudad hace falta pericia… O algunas acrobacias extremas.

Y para evidenciarlo, la gimnasta Marlene Martínez —medallista de bronce en los Panamericanos de Río 2007— muestra cómo serían las “vueltas de carro” y “splits” en la temible Avenida del Tesoro, una de las peores de la Ciudad.

“Por todos lados está igual.

Está mal, porque se te dañan los carros y porque las calles deberían de estar en una mejor condición”, refiere la atleta mientras, a sugerencia de MURAL, hace gala de su flexibilidad y destreza en un ejercicio lúdico sobre las zanjas que se han formado en esa vía de San Pedro Tlaquepaque.

De similar manera —mas no por juego, sino por obvia necesidad—, miles de peatones, ciclistas y automovilistas sortean los obstáculos que representan los baches, uno de los signos más evidentes de la deficiente prestación de servicios públicos y mantenimiento de la infraestructura urbana, cuya responsabilidad corresponde a los Ayuntamientos.

Los propios Municipios reconocen la situación: en Zapopan el 45 por ciento de sus calles está en mal —o peor estado tras las lluvias-; en Tonalá el 30 por ciento de las vías de concreto o asfalto tiene daños y en Tlaquepaque es el 25 ciento. En Guadalajara 3 mil baches aparecen cada día, y sólo se reparan alrededor de mil 200 por jornada.

“Aquí está bien para hacer estiramientos y ‘splits'”, dice Marlene sonriendo, con sutil ironía, al encontrarse un hoyo en Avenida del Tesoro que le permite hacer un “split profundo” al tener dos puntos de apoyo para sus piernas.

La apertura de sus extremidades es de más de 180 grados, una flexibilidad que cualquier juez tendría en consideración en sus calificaciones.

Y eso es porque el área de rodamiento de esta calle, al sur de la urbe, tiene baches tan profundos que podrían denominarse “rompeamortiguadores” o “rayacarters”.

En mayo, el director de Obras Públicas de San Pedro Tlaquepaque, Antonio de León, dijo que los carriles que van del Santuario de los Mártires a Colón no están dentro de los proyectos de pavimentación del Municipio, pues los recursos son “insuficientes” y el resto es —a juicio del Ayuntamiento—, responsabilidad de los desarrolladores de la zona.

Por lo tanto, Avenida del Tesoro seguirá siendo un gimnasio-pista-alberca muy, muy extremo. Sólo para acróbatas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Conoce el Plan de Movilidad no Motorizada para la ZMG